El regreso del Joven Príncipe. Capítulos I y II

Capítulo 1

Viajaba solo en mi automóvil por una solitaria carretera de la Patagonia, tierra que debe su nombre a una tribu de indígenas que, supuestamente, se distinguían por tener sus pies desproporcionadamente grandes, cuando de repente vi, a un costado del camino, un bulto de aspecto extraño. Instintivamente aminoré la marcha y con asombro, descubrí que un mechón de cabellos rubios asomaba por debajo de una manta azul que parecía envolver a una persona. Detuve el coche y, al salir, quedé totalmente asombrado. Allí, a centenares de kilómetros del pueblo más cercano, en medio de un páramo en el que no podía verse ni una sola casa, ni una verja, ni un árbol, un jovencito dormía plácidamente sin la menor preocupación en su rostro inocente.
Lo que había tomado equivocadamente por una manta era en realidad una larga capa azul con charreteras, que por momentos dejaba ver su interior púrpura, de la cual surgían unos pantalones blancos, como los que usan los jinetes, introducidos en dos relucientes botas de cuero negro.
El conjunto confería al muchacho un aire principesco, incongruente en aquellas latitudes. La bufanda de color trigo que ondeaba al descuido en la brisa de primavera se confundía a veces con sus cabellos, lo que le daba un aire melancólico y soñador.
Me quedé allí parado un rato, perplejo ante lo que para mí representaba un misterio inexplicable. Era como si hasta el viento, que descendía desde las montañas formando grandes remolinos, lo hubiera esquivado con su polvareda.
Comprendí de inmediato que no podía dejarlo dormido, indefenso en aquella soledad, sin agua ni alimentos. A pesar de que su aspecto no inspiraba temor alguno, tuve que vencer una cierta resistencia para acercarme a aquel desconocido. Con algunas dificultades, lo tomé entre mis brazos y lo deposité sobre el asiento del acompañante.
El hecho de que no hubiera despertado me sorprendió tanto, que por un momento temí que pudiera estar muerto. Pero un pulso débil aunque constante me reveló que no era así. Al volver a dejar su mano lánguida sobre el asiento, pensé que, de no haber estado tan influido por las imágenes de seres alados, habría creído encontrarme en presencia de un ángel descendido a la Tierra. Luego me enteraría de que el muchacho estaba exhausto y al límite de sus fuerzas.
Cuando reanudé la marcha, pasé un largo rato pensando cómo los adultos, con sus advertencias para protegernos, nos alejan de los demás, a tal punto que tocar a alguien o mirarlo a los ojos provoca una incómoda aprensión.
—Tengo sed —dijo de pronto el muchacho, y su voz me provocó un sobresalto, porque me había olvidado casi por completo de su presencia. A pesar de que lo había dicho en voz muy baja, el sonido de su voz poseía la transparencia del agua que estaba pidiendo.
En viajes largos como aquél, que podían durar hasta tres días, siempre llevaba en el coche bebidas y algo de comida, para no tener que detenerme más que para cargar combustible. Le di una botella, un vaso de plástico y un sándwich de carne y tomate envuelto en papel de aluminio. Comió y bebió sin decir palabra. Mientras lo hacía, mi cabeza iba poblándose de preguntas: «¿De dónde vienes?», «¿Cómo has llegado hasta aquí?», «¿Qué estabas haciendo ahí, tendido en la cuneta?», «¿Tienes familia?», «¿Dónde están?», etcétera, etcétera. Por mi naturaleza ansiosa, rebosante de curiosidad y de deseos de ayudar, todavía hoy me asombra haber sido capaz de permanecer en silencio aquellos diez interminables minutos, mientras esperaba que el joven recobrara las fuerzas. Él, por su parte, se tomó la bebida y la comida como si fuese lo más normal del mundo que, tras yacer abandonado en medio de un paraje semidesértico, apareciera alguien para ofrecerle algo de beber y un sándwich de carne.
—Gracias —dijo al terminar, antes de volver a apoyarse en la ventanilla, como si bastara con aquella palabra para disipar todas mis dudas.
Al cabo de un momento me di cuenta de que ni siquiera le había preguntado adónde se dirigía. Como lo había encontrado en el lado derecho de la carretera, había dado por supuesto que viajaba en dirección al sur, pero en realidad lo más probable era que estuviese tratando de llegar hasta la capital, que se hallaba hacia el norte.
Resulta curiosa la facilidad con la que asumimos que los demás deben ir en el mismo sentido que nosotros.
Cuando volví de nuevo la mirada hacia él, era demasiado tarde. Un nuevo sueño se lo había llevado muy lejos.

Capítulo 2

¿Despertarlo? No, debíamos avanzar; el sentido, norte o sur, carecía de importancia.
Aceleré. Esta vez no malgastaría demasiado tiempo y vida preguntándome qué dirección tomar.
En estos pensamientos andaba sumido cuando, transcurrido un largo rato, sentí de repente que un par de ojos azules me observaban con curiosidad.
—Hola —saludé mientras me volvía por un instante hacia el misterioso joven.
—¿En qué extraño aparato estamos viajando? —preguntó paseando su mirada por el interior del vehículo—. ¿Dónde están las alas?
—¿Te refieres al coche?
—¿Coche? ¿No puede despegarse de la Tierra?
—No —respondí, con mi orgullo un poco herido.
—¿Y no puede salir de esta franja gris? —inquirió señalando con sus dedos el parabrisas, a la vez que me enfrentaba a mis limitaciones.
—Esta franja se llama carretera —le expliqué, mientras pensaba: «¿De dónde ha salido este muchacho?»—. Y si saliéramos de ella a esta velocidad, nos mataríamos.
—¿Son siempre tan tiránicas las carreteras? ¿Quién las inventó?
—El hombre.
Responder a cuestiones tan sencillas se me hacía inmensamente complicado. ¿Quién era aquel joven radiante de inocencia que sacudía como un terremoto el sistema de creencias que yo había heredado?
—¿De dónde vienes? ¿Cómo has llegado hasta aquí? —le interrogué, encontrando en su mirada algo que me resultaba extrañamente familiar.
—¿Hay muchas carreteras en la Tierra? —preguntó él sin hacer el menor caso a mis palabras.
—Sí, innumerables.
—Yo he estado en un lugar sin carreteras —dijo el misterioso joven.
—Pero allí la gente se perdería... —señalé, al tiempo que sentía que crecía más y más mi curiosidad por saber quién era y de dónde procedía.
—Cuando no hay carreteras en la Tierra —continuó él imperturbable—, ¿la gente no piensa en buscar orientación en el cielo? —Y miró hacia arriba a través de la ventanilla.
—De noche —reflexioné— es posible guiarse por las estrellas. Pero cuando la luz es muy intensa, correríamos el riesgo de quedarnos ciegos.
—¡Ah! —exclamó el joven—. Los ciegos ven lo que nadie se atreve a ver. Deben de ser los hombres más valientes de este planeta.
No supe qué responder y el silencio nos envolvió mientras el coche continuaba su marcha por la tiránica franja gris.

Mantenimiento Web por Aprikos