«FELICIDAD»

Enigma indescifrable y cristalino
que conduce el vivir, no sé hacia adónde
y a las promesas del amor responde
como hechizo satánico y divino.

Esquiva cual gacela en mi camino,
surgida por azar, quien sabe dónde,
estrella que me alumbra y que se esconde:
un modo de viajar, más que un destino.

Caer, si me abandonas derrotado,
no menguará mi esfuerzo, malherido,
aunque sepa fugaz tu compañía,

pues traigo alas de cielo anticipado
y embriaguez de poeta enardecido
al gozar de esta hora en que eres mía.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe