«AÚN ES TIEMPO»

Podrá fallar tu mano en la destreza
con temblor que preanuncia su agonía,
pero hay tanta ternura todavía
que al tomarlas me invade tu grandeza.

Podrá faltar al iris la agudeza
que tuvo en el color del mediodía,
pero hay tanto de amor y de poesía
que bendigo en tus ojos la tristeza.

Enriquece tu cáliz este instante
con silencio o con música fragante
y una gota de heridas y desvelos.

Ofrécelo a quien odie y a quien ame,
y cuando al fin el ángel lo derrame
perfumarás las tierras y los cielos.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe