«DOMINGO DE RESURRENCCIÓN EN SEVILLA»

Domingo de Resurrección,
tarde de toros.
La fe
ha dado paso a la verbena.
Guardados están
en los ojos devotos
el Gran Poder
y la Macarena.
Tímidamente
desde el pudor de los patios
vuelve el amor
abriendo las rejas
al mesón de la plaza.
En todos los rostros
ocultándolo apenas
ya está Sevilla
esperando su Feria,
oliendo a naranjos
y a cera.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe