«A MIS MANOS»

Hoy vaga el pensamiento
en sus valles alargados
por octavas de Chopin...

... amor y vida
fluyen por su palma
como el Tajo y el Duero
por la árida Castilla.
Cuántas siembras
de adioses y caricias
en los surcos generosos
que grabó el destino.
Piel que ha sabido
de pasiones y de ausencias.
Improvisado cántaro
que refresca la mañana.
Alas de hombre
que dejan por el mundo
su rastro de inocencia.
Cuánta fe acurrucada
en la fibra de sus dedos
que al entrelazarse
cobran fuerza
para acercar el cielo.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe