«TRANSFIGURACIÓN»

Arrastré dolor
entre los montes
hasta sangrar las estrellas
por las pupilas del alba.
Arremetí enloquecido
contra oscuros molinos
hasta que la noche, moribunda,
exhaló poesía.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe