«LA PALABRA SIN LÍMITE»

A Jorge Luis Borges

De estas palabras que al pasar escribo
una habrá (no sé cuál) que envejecida,
por difícil, vulgar o deslucida,
tal vez ya no repita mientras vivo.

Y otra habrá, donde el muro compasivo
de omniscientes y rancios diccionarios
no detenga en confines arbitrarios
un gen, de vida y muerte, sucesivo.

Palabras cuyos signos y rumores
libraré cual fantasmas a sus penas
y voces de tan altos forjadores

que habré de proteger con cien almenas,
como guardan los nobles cazadores
la testa del león con sus melenas.

Alejandro
20-V-06


Volver a El Regreso del Joven Príncipe