«NOSOTORS»

A Ester de Izaguirre

Un soplo de energía en movimiento
cauce de ideas, sueños y memorias,
un vuelo de paisajes y de historias
que transcurre tan raudo como el viento.

Una esencia consciente del momento,
ansia vana de triunfos y de glorias,
unas delgadas líneas divisorias
entre destino y libre atrevimiento.

Un abismo profundo en la tristeza
hasta rozar el cielo con las manos
en brazos del amor y la alegría.

Ser dioses del ombligo a la cabeza
contrariando un instinto de gusanos,
que devoran la tierra que los cría.

Alejandro G. Roemmers


Volver a El Regreso del Joven Príncipe