«LA INDIFERENCIA»

Dame el odio que mata de un disparo,
el fuego de los celos, la mentira,
la duda que consume en una pira
y no esta indiferencia y desamparo.

Dame una lucha cruel y sin reparo:
que te asignen los cielos en tu ira
el ojo que fulmina cuando mira
y reitera su flecha si me paro.

La indiferencia mata de soslayo,
descargas tu fulgor sin ver el daño.
Olvidas que fue octubre, enero y mayo

y aun espero a la sombra del castaño.
Tú, impasible, me quemas como un rayo
que acierta al corazón año tras año.

Alejandro
9/9/04


Volver a El Regreso del Joven Príncipe