«ETERNAMENTE ENAMORADO»

Querer a manos llenas, a cántaros,
a cada uno, a todos y a cualquiera,
como la lluvia generosa y ciega
que cae sobre los techos y los campos.

Despilfarrar amor a quemarropa,
como aire, luz y fresca melodía,
como viento tenaz que impulsaría
una vela, molino y mariposa.

Amar con un caudal desenfrenado,
llegar hasta el pecado o la herejía
y amando cada gota de esta vida
vivir eternamente enamorado.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe