«POEMA ETÉREO»

Buscaba esta sublime paradoja:
poesía que en el aire se detenga,
tan etérea que apenas se sostenga
en la fibra escarpada de la hoja.

Poema en que el aroma se recoja
como el leve jazmín que lo contenga
y del genio una música provenga
que aleje de lo humano la congoja.

Busqué arena y océano en la bruma,
del más fino rocío tomé espuma
hasta hacerlo ligero como el viento.

Ya disuelto en paisaje por mi fragua
Sutil y evanescente como el agua
es libre hasta del peso de mi aliento.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe