«¿A DÓNDE VAN?»

A Gustavo Adolfo Béquer

A dónde van las horas que olvidamos,
a dónde, las imágenes queridas,
las notas dulces de la voz amiga,
el nombre que no vamos a acordamos.

A dónde van los rostros ya borrados,
a dónde, las oscuras golondrinas,
el muro familiar de aquella esquina
donde por una vez nos abrazamos.

Son las muertes pequeñas, que disponen
al descuido, los jueces arbitrarios
de un planeta minúsculo e incierto:

dudando del cuidado o el desorden
con que pueda dejar de recordarlos
la memoria que alienta el universo.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe