«ANÓNIMO LECTOR»

Anónimo lector que no adivino
por quién detengo el tiempo en un poema,
palabra que enaltece cuando quema,
testigo de mi aliento peregrino.

En ella soy sencillo y soy genuino
y es el amor mi ejército y mi emblema:
ni el sufrir, ni la muerte, son dilema,
y estoy en paz conmigo y mi destino.

Tómame entre tus manos con cariño,
asciéndeme del libro por tus ojos
y llévame contigo como un niño.

Y en las horas de pena y desaliento
sentirás una música en tus venas,
y en la mano que das, un mandamiento.

11-01-07


Volver a El Regreso del Joven Príncipe