«NO ES EL AMOR»

No es el amor, lo sé, pero en el viento
flota un rumor de música serena
y hasta el ronco zumbar de la colmena
dulcifica en la tarde su instrumento.

No es el amor, lo sé, pero el aliento
lleva esencia de menta y hierbabuena
y recubre un verdor la faz terrena
que calma la ansiedad y el desaliento.

No es el amor, lo sé, pero la vida
tiene menos de absurda sacudida
y algo más de inocencia y de locura.

Aunque sepa que el tiempo nos demuele
y no haya fe ni Dios que me consuele,
hoy siento que la muerte es menos dura.

22-I-07


Volver a El Regreso del Joven Príncipe