«NO BASTA CON DECIR»

No basta con decir ni con decirte
que la ignorancia duele como el hambre,
si la falta de amor, como un calambre,
te enmudece aún antes de morirte.

No alcanza con luchar ni con herirte
si vas sólo, perdido en el enjambre.
Seas duro o flexible como alambre,
no alcanza con gritar ni con rendirte.

No salgas como el héroe de La Mancha
a desafiar los épicos molinos:
no detendrás al mundo ni su marcha.

Inicia una cruzada, una avalancha,
que renueve tus ojos cristalinos
y absuélvelo en tu abrazo como escarcha.


Volver a El Regreso del Joven Príncipe