«CORAZÓN MÍO»

Toda una vida me llevó enseñarte,
(toda una vida, corazón, sufriendo),
que el amor, es su propio dividendo:
nada debe esperar el que comparte.

Toda una vida refinar el arte,
toda una vida, de vivir, muriendo.
Soportar cada golpe sin estruendo
y seguir para dar y para darte.

De noche, en soledad, cuando las horas
se abaten en silencio por los valles,
son íntima caricia tus latidos:

y una paz que bendicen las auroras
se extiende desde el pecho por las calles
y te escucho volar en sus tañidos.

12-X-2006


Volver a El Regreso del Joven Príncipe