«MOMENTO BLANCO»

A los que siempre estarán en mí

Lúcida, entera, pura,
la inmensidad nevada.
Un arpa evanescente,
bajo el lienzo extendido
de las neblinas bajas…
Tómame, rodéame,
habítame blancura,
inúndame grandeza.
Inocencia, abrázame.
Abrígame silencio
en blanco remolino.
Altura, despójame.
Absuélveme pureza,
impúlsame, sálvame.
Extraña liviandad.
Sobre tus alas libres,
condúceme poesía,
hacia el amor constante.
Llévame, transpórtame,
angélica espesura,
hacia donde hay encuentro,
fulgor y epifanía.

04-VIII-06
Valle Nevado, Chile


Volver a El Regreso del Joven Príncipe