«SONARÁN MIS PALABRAS...»

Sonarán mis palabras por el mundo
cuando el mundo no escuche ya mi paso
y el tiempo de vivir, largo o escaso,
se resuma en el último segundo.

Surgen del ser sincero y más profundo;
vuelan sobre las alas de Pegaso;
temblarán de piedad en el ocaso
de este utópico sueño vagabundo.

Sonarán mis palabras, no lo dudes,
ya agotados mis besos y mi abrazo,
en el fresco rincón de la inocencia.

Se oirán, en soledad o en multitudes,
como en la noche oscura un fogonazo
que despierta el albor de la conciencia.

En la noche del 17 al 18 de marzo de 2005


Volver a El Regreso del Joven Príncipe