«DIOS TE SALVE, POESÍA»

Dios te salve, poesía,
llena eres de gracia,
de alamedas, caracoles y alboradas.
El Amor está contigo,
y su Verdad, más profunda que el silencio,
y su Misterio, más grande que la vida.
Humilde tú eres entre todas las artes
y bendita es la palabra de tu vientre.
Salva, poesía, y redime a quien te invoca
Ven a nosotros, errantes soñadores,
ahora, en la pasión del canto ardiente
y en la noche de nuestros versos más tristes
para conducirnos al umbral del Día.

Alejandro Roemmers


Volver a El Regreso del Joven Príncipe